Los centros de bronceado nos permiten conseguir el bronceado que siempre hemos deseado de una manera más rápida que si lo hiciéramos tomando directamente el sol e, incluso, evitando posibles perjuicios que pueda ocasionar esto último por una sobreexposición.

No obstante, a la hora de realizar algún tipo de bronceado con tecnología de rayos UV, es vital tomar en consideración diferentes medidas antes, durante y después de cada sesión.

Qué hacer antes, durante y después de una sesión de bronceado con rayos UV

 después de una sesión de bronceado con rayos UV

después de una sesión de bronceado con rayos UV

Siempre seguir las recomendaciones de los profesionales del centro

En cualquiera de los casos en los que nos sometamos a este tipo de sesiones, es importante seguir las recomendaciones de los profesionales del centro al que acudamos. Aún así, desde Lessian te aportamos algunas de las medidas a tener en cuenta:

Antes de la exposición:

  • Conoce el fototipo de tu piel y respeta los tiempos de bronceado recomendados para éste. ¿Cómo saber cuál es tu fototipo de piel? Aunque deben comunicártelo en el centro donde acudas, puedes leer el siguiente articulo para familiarizarte con el término (enlazar al artículo sobre fototipo de piel).
  • Limpia la piel de cualquier producto cosmético, especialmente de perfumes y maquillajes.
  • Retira lentillas, joyas y objetos metálicos.
  • Utiliza siempre protección ocular.
  • Respeta un plazo de 48 horas entre sesiones.
  • No vayas a la playa ni tomes el sol el mismo día de una sesión UV.
  • No te expongas a rayos UV si estás tomando medicamentos y / o sustancias que aumenten la sensibilidad de la piel, ya que se pueden producir reacciones de hipersensibilidad no deseables. Consulta a tu médico o farmacéutico.

 Durante la exposición a UV:

  • No entres nunca mojado en el aparato de bronceado artificial.
  • Detén el aparato si tu temperatura corporal aumenta.
  • Si la piel se enrojece, detén la sesión, deja enfriar el cuerpo y reduce el tiempo de exposición.

Después de la exposición:

  • No te expongas al sol.
  • Consulta con tu médico ante cualquier duda y en especial si aparecen zonas rojas, ampollas o heridas después de una o varias sesiones de rayos UV.
  • El centro debe tener expuesto al público el documento que acredite la comunicación de puesta en funcionamiento de los bancos solares que dispone.
  • Los aparatos de rayos UV deben haber pasado la inspección anual correspondiente. Cada banco solar debe disponer de una etiqueta visible con la fecha de la próxima inspección.
  • En el centro siempre debe haber como mínimo una persona que tenga la formación técnica adecuada para manejar los aparatos de bronceado.
  • El centro debe elaborar una ficha con nuestros datos, recomendaciones específicas, fototipo de piel, sesiones recibidas y el tipo de exposición de dosis totales recibidas.
  • El centro debe tener en un lugar visible de la recepción o sala de espera un cartel informativo sobre los riesgos y las precauciones a adoptar por parte de los usuarios.
  • Nos deben proporcionar de manera gratuita proteccion ocular adecuada (limpia y homologada por la Comunidad Europea).
  • El centro debe estar dotado de vestuario/s y aseo/s con agua potable fría / caliente dispensador de jabón y secamanos eléctrico o toallas de un solo uso.
  • El centro debe disponer de botiquín de primeros auxilios.
  • El local, los instrumentos, las gafas y camas solares deben estar limpios a la vista.
  • Los protectores y las camas solares deben ser sometidas después de cada sesión a tratamientos de desinfección.
  • Deben tener a nuestra disposición hojas de reclamación oficiales.

Cada vez son más las personas que acuden a este tipo de tecnología para conseguir el bronceado que siempre han soñado.

Deja una respuesta

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?