Skip to main content

Para los usuarios acostumbrados al uso de sesiones de bronceado con rayos UV e incluso de depilación láser, el término fototipo de la piel es sobradamente conocido.

Y es que conocer este dato se convierte en algo imprescindible antes de recibir cualquier tipo de tratamiento en nuestra piel. Ya que, no solo hay que tomar precaución con nuestra vista protegiéndola con unos protectores oculares certificados, sino que, es esencial conocer qué tipo de piel tenemos.

¿Qué es el fototipo de la piel?

Es la capacidad de la piel para asimilar radiaciones solares en función de aspectos como el tipo de pigmentación, el color del cabello natural o la mayor tendencia a las quemaduras o al bronceado. Se trata de un dato crucial para identificar la reacción que puede tener la piel durante la exposición al láser o a sesiones de bronceado con rayos UV.

Existe toda una tipología con diferentes patrones que nos ayudan a conocer a qué fototipo pertenece nuestra piel:

 

Fototipos Color Cabellos Color de Piel Tendencia a quemarse Bronceado
I Albino/Pelirrojo Muy pálido Siempre Nunca
II Pelirrojo Claro Muy fácilmente Muy ligero
III Castaño claro Claro Fácilmente Ligero
IV Castaño oscuro Moreno Raramente Bastante
V Muy oscuro Moreno Excepcionalmente Mucho
VI Negro Negro Nunca Negro

 

Teniendo en cuenta el fototipo que seamos, los profesionales del centro al que acudamos, deben asesorarnos sobre si podemos usar aparatos de bronceado artificial y durante cuánto tiempo por día. De este modo, protegeremos la salud de nuestra piel, lo cual, unido a una buena protección ocular, garantizará el éxito y la seguridad de nuestro tratamiento.

Deja una respuesta

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?